miércoles, noviembre 15

cuando me di vuelta, ya no estabas










los últimos 10 al hilo para no quedarme con las ganas

.




Alguna vez pensé en dibujar estas historias,
pero luego se convirtieron en esas cosas
que recuerdas en tu cama
cuando acabas de terminar con tu enamorada
y dices: mierda, por qué nunca la llevé a ese lugar?
o por qué nunca probamos esta pose?
por qué nunca estooo?
PORQUEEEEE?!?!?!


jaJa


ya bueno, ahí van



.


Miriam me contó la historia de un chancho que su papá tenía y que siempre se escapaba al pueblo. Al cabrón del chancho lo encerraban de mil formas pero siempre se escapaba. Ya se sabe que atrapar un chancho es más difícil que cobrar una deuda, así que le hicieron un hueco y lo metieron allí como un león en el zoológico (así decía ella). Pero a la noche comenzó a llover torrencialmente y el hueco se inundó y el chancho flotó por encima del hueco. Miriam y su papá lo observaron escapar desde su ventana. Entonces Miriam le dijo a su pá: Pá, puede que los chanchos no vuelven, pero al menos flotan. Eso ya es algo. no?




Gerimar se llama Gerimar porque su papá se llama German y su mamá Margarita. Tengo otra amiga que se llama Cardys porque su papá se llama Carlos y su mamá Gladys. Ambas chicas, son de esas que valen más que un trailer mercedes benz nuevecito. Estas cosas a mi me parecen muy locas y pienso: el día que deje de haber gente que haga pastruladas tan salvajes como mezclar su nombre y el de su pareja para ponérselo a su hija, algo se va a perder en este mundo.




Una noche hace como 3 meses o 2 talvez estaba chateando con una chica por el msn. Recuerdo que era viernes. Entonces ella me preguntó que iba a hacer y le conté que me iba de fiesta y entonces yo también le pregunté qué iba a hacer ella y ella me dijo esto: "Me voy a quedar en casa, ya casi no me gusta la gente tridimensional"




Alfredo, salta un millón de metros pa'rriba. Participó en las olimpiadas representando a Perú en la disciplina de salto alto. Alfredo es uno de esos salvajes que se levanta cuando yo voy regresando a mi casa y se va a dar cuatromil vueltas en círculo como un maldito hamster en su rueda. No entiendo como alguien con esa vida puede escribir como él lo hace.






Sandra fue a mi casa a llevarme medicinas cuando yo estaba enfermo. Luego fuimos al chifa. Yo le echaba ají a mi comida. Le pregunté si ella no iba a hacer lo mismo. Me dijo que no comía ají. Yo le pregunté por qué? Ella dijo: Trato de evitar todo tipo de sufrimiento en mi vida. Fuimos por manzanilla.



Regina,
batió el record de cuántas veces se puede uno declarar en los coments de un blog. Yo le decía: Pero Regina, tú eres lesbiana!. Ella decía: Lesbiana si, dogmática no.




Mu salió a bicicletear conmigo. Ibamos por el parque María Reiche (ese donde están las líneas jeroglíficas de Nazca). Cuando pasamos al lado de la imagen de la iguana ella dijo: Mira Pierre, un pacazo. Entonces yo me sentí como el ciego de Amelie cuando ve la luz.



Maria Eugenia
me contó que cuando era pequeña su papá le hacía dos moños al lado de la cabeza antes de mandarla al colegio. Como su papá no era que digamos, que bruto, como peina este desgraciao, pues le dejaba los moños disparejos, uno más arriba que otro. Maria Eugenia sonreía y lo besaba, se dejaba los moños así todos isóceles y se iba andando como si todo estuviese perfecto. Recién cuando llegaba al colegio iba al baño y se los acomodaba.




Elizabeth, una de esas chicas a las que le gusta demostrar su cariño reventándote a patadas, propuso ha propuesto hacer una pollada para que Dourado pueda volver de Brasil. Primero dijo: Doy diez soles. Al rato dijo: Doy cincuenta. Y asi siguió subiendo su oferta. Lo triste, Elizabeth, es que parece que es inevitable. Dourado se va y ya no vuelve. Ayer le estuve enseñando a tocar Under the Bridge y mientras cantábamos la parte que dice "together we cry" me di cuenta que se había convertido en uno de mis mejores amigos. Mierda, yo tampoco quiero que se vaya.








Unos días después de la reunión de bloggers que hubo en mi casa después de lo de Don Tito Estaba yo hecho mierda con el corazón roto, tirado en mi sillón viendo Jerry Maguire. Era de noche y tenía las luces apagadas de modo que lo único que brillaba era la pantalla del televisor. Ni siquiera podía concentrarme en la película hasta que de pronto hubo una escena muy azul y brillante y vi que sobre la pantalla de mi televisor toda cochina de polvo, alguien había escrito con el dedo: Yo amo a Pierre. Supongo que no se me fue la pena, pero aquello fue como esos besos que te daban cuando jugabas botella borracha y que todo el mundo decía que no significaban nada pero que te dejaban con imsomnio una noche o dos.








Gracias por eso
y por cada segundo
que pasaron
leyendo o escribiendo
en mi blog






es algo invaluable




y los voy a extrañar






:(





.


martes, noviembre 14

Bang

.



Mi dentista tiene un consultorio en uno de esos edificios altos de San Isidro. Eso me da a mi la oportunidad de que, mientras me taladra los dientes, yo pueda mirar desde la camilla todos los techos de la ciudad y pensar pastruladas como que Lima es la ciudad perfecta para escribir una novela.


Mi dentista pone una radio de música ochentera y yo oigo como Stevie Wonder canta I just called to say I love you mientras a mi me destruyen un nervio. Así es como he pasado todo el invierno y hoy fui para la última curación. Me estuvo ascultando con el espejito un buen rato y por fin dijo: - No sé qué sentido tiene que te cure esta muela. Mejor te la voy a arrancar -. Yo le dije que no, porque era mi jodida muela y además me iba a doler. Pero él dijo que era la tercera molar y que no tenía ningún sentido que me la quedara. Estaba muy convencido de su teoría. Le tomó tres tubos de anestecia y menos de cinco minutos sacarla.


Cuando terminó, me la mostró apresada entre su alicate. Era tan fea como uno de esos peces que viven en el fondo del mar y a los que nadie nunca vió antes del National Geographic. La puso sobre un platito de metal y yo vi como terminaba de morir. Luego ya no me quedó más que irme mordiendo mi pedazo de gasa ensangrentado por las calles de San Isidro.


Mientras venía de camino a la agencia, he comenzado a pensar en cosas sobres las cuales escribir. Los techos de esta ciudad hacen que se me ocurran cosas. Los techos, las calles, la gente en sus carros. Ahora, sin embargo el efecto de la anestecia se está desvaneciendo y ya no puedo pensar en nada. De pronto he recordado que desde siempre he tenido novelas en mente pero nunca he sabido como escribirlas. Puede sonar raro pero hasta las he visto completas, como si se trataran de inmensas fotografías borrosas. Escribo una frase y la borro, escribo otra y otra y todo esto es tan difícil como detener a alguien en la calle y contarle tu vida en un minuto esperando que algo lo conmueva.


Cada vez que meto mi lengua en el agujero que dejó mi muela, siento el coágulo de sangre palpitando. Es asqueroso, real y de alguna estúpida forma inspirador. Como si ese coágulo fuese Lima en carne viva y yo lo estuviese recorriendo con mi saliva.


El dolor es intenso y ya casi no puedo pensar. Todo esto es como estar al inicio de una carrera sin haber entrenado jamás. A mi lado están todos mis escritores favoritos calentando y yo soy el niñito gordo del colegio. De alguna forma aún conservo las ganas de hacerlo y ver como todos me pasan encima mientras me arrastro por el polvo y las lunas de mis lentes se parten.


Todos estamos en posiciones. El cabrón de Bukowski se burla de mi cabello, Salinger ni siquiera me mira. Al fondo veo Cortázar vestido con un magnífico traje negro. Vallejo se ha quedado en las tribunas y ni siquiera parece tener ganas de correr. Loriga tiene unas zapatillas geniales. Eielson sonríe tan lejano que es como si no le importarse nada. Bryce está quedando con Mario para irse a beber algo al final de la carrera. Hesse, Verne, Capote, Kerouac, Poe, Kafka. Toda la jodida élite está allí, y a un lado yo..



Cierro los ojos. Mis dedos tocan la tibia arena de la pista y ese calor sube hasta mi corazón agitándolo salvajemente.





Entonces escucho el disparo






Y empiezo a correr.






.

lunes, noviembre 13

Por qué?

.




Ayer dibujé una tira que ya
no da ni un poquito de risa














ahora todo me ha parecido
como el capítulo final de Seinfeld
cuando los 4
(Jerry, George, Elaine y Kramer)
están en la cárcel
y Jerry repite
el mismo chiste
del botón de la camisa de George
que hace en la primera escena
del capítulo piloto de la serie



y luego dice:
"que esto ya no lo dije antes?"
y pues allí se acaba la serie



.



yo vine a decir por qué voy a cerrar mi blog


.


o sea
no lo iba a decir
pero después de todos sus coments
sus emails y llamadas telefónicas,
y después de que unos salvajes
propusieran poner el template
de sus blogs en verde pacazo
hasta que yo volviera a postear
pues me parece
casi una falta de respeto
no decirlo





.


ayer por la noche
iba a salir a bicicletear
y luego cogí un libro,
no voy a decir qué libro,
y me tiré en la cama a leerlo
entonces volví a acordarme
que yo también escribía cuentos




mi blog,
aunque parezca
más rallado que
que pesadilla de loco
y sus dibujitos
tengan el nivel apenas necesario
para aprobar dibujo libre
en kindergarden
toma tieeempppo
(a veces son las mejores
horas de mi día
pero aún así...)




ahora quiero ese tiempo
para terminar
los cuentos que he dejado por allí
o para iniciar la novela
que algún día se me ocurrió
o para fundar la nueva corriente
de dibujantes de tiras
que no saben dibujar






talvez nunca llegue a publicar nada
y este blog
sea lo más grande que
se recuerde de mi cuando me muera





pero al menos tengo que intentarlo











no?










.






viernes, noviembre 10

En la luna

.



si yo pudiera
tan sólo por un día
ser profesor de lo que fuese
en algún colegio de esta puta ciudad
lo primero que haría
sería sentar a todos mis
pequeños e infames alumnos
y hablarles sobre
el hombre que llegó a la luna




esto se me ha ocurrido
porque hace unos días
yo estaba hablando con ella
y me metí a wikipedia
y averigué una cosas
y al rato fui y le dije
así como para contarle algo divertido:
tú naciste el mismo día que Buzz Aldrin,
-el chico que pisó la luna junto a Neil Amstrong-



ella me miró y yo la miré
y luego cuando ya no supimos q decir
nos preguntamos
¿qué rayos habrán sentido esos 3 astronautas...
flotando a millones de kilómetros de sus casas,
escuchando su respiración nerviosa dentro del casco
y esperando que nada malo ocurriese?





y ese pensamiento
de pronto me supo
más importante que todas las pastruladas
que los salvajes de mis profesores
me enseñaron
alguna vez






porque la verdad,
sucias alimañas rastreras
es que
ese 20 de julio del 69
mientras el planeta entero
pegado a su televisor
los veía
así:






ellos en realidad veían
esto:






y no creo que
eso





por la )#*_)$(@#)_($@#RE




haya tenido
como todos creían,
algo de divertido
o grandioso
o alucinante




sino mas bien
yo creo
que debe haber sido
horrible
y ecalofriante




y por eso
me da la gana
que la gente entienda
que no está bien
tocarle el hombro a los demás
y darles consejos
de libro de autoayuda
cuando no tienes
ni puta idea
de lo que es estar
en el medio del espacio,
y los ves solamente
como a través de un televisor
a millones de kilómetros
de distancia
de su corazón




les juro q basta
con que se sienten al lado
y sin decir nada
compartan
el vértigo
la nada, el vacío
así como quien comparte
un pan
o una
botella
de ron






porque cuando yo le dije
que había nacido el mismo día que Buzz Aldrin
ella dijo:
-con razón siempre ando en la luna-





y yo pensé
con razón
no se da cuenta






y luego ya
sólo me quedé
flotando





.



miércoles, noviembre 8

Good bye pacazo!


.





no voy a decir
ninguna pastrulada

tipo discurso de despedida y eso
porque a mi
siempre me ha parecido terrible
que cuando se termina algo
la gente viene de lo más canchera
y te dice
"todo pasa por algo"



me jode porque
yo sé que las cosas pasan por algo
y creo que todos sabemos
que las cosas pasan por algo
pero justo cuando te ha pasado algo feo
a quién mierda le importa
que las cosas pasen por algo?




mis queridos escarabajos estiercoleros,
ayer me quedé hasta las 3am en la agencia
y no pude contestar sus bonitos coments
a pesar de que estuve cagándome de la risa
todo el día con ellos
sobre todo cuando gritaban
o cuando me hacían propuestas indecentes
que tomaré muy en cuenta



pero la cosa es que hoy si
he venido a decir
puchaaa...


gracias


porque de verás
estuve leyendo todo mi blog
desde el primer post
y cuando terminé dije




QUE RAYOSSSSSSSSS!!!?





y entonces me pone muy feliz
que a pesar de todo,
estos doce meses
de textos y dibujitos
hayan significado algo
para sus salvajes corazones



ahora ya quedan
sólo 6 días





que rápido no?






voy a tratar de postear
una o dos veces
el resto de días que quedan
y sobretodo
volver un poco

a lo que fue al comienzo
yujuuuuuu



un blog de un chico sin empleo
que había perdido la cordura
y que a falta de otra cosa que hacer
se dedicaba a
montar cabezas de pacazos
sobre los posters
de las películas
que le gustaban















en serio los voy a extrañar






g

r

a

c

i

a

s


!


.

lunes, noviembre 6

Táctica y Estrategia en un vaso descartable de café


.



así es como termina el día
cuando la agencia te manda lejos de Lima
a supervisar fotos navideñas dos meses antes de navidad
y tú
en medio de tanta gente que no para
de llenar la casa de luces, guirnaldas
venados luminosos y demás porquerías...
sólo atinas a agarrar tu vaso de café
el lapicero de tinta líquida
y ponerte a transcribir un poema
que siempre te has sabido de memoria
pensando en que



ojalá



el cabrón de Mario Benedetti
tenga razón en su jodido poema
y la mejor táctica y estrategia
para abrirte camino en el corazón de alguien
sea no tener en absoluto
más táctica y estrategia
que la de estar allí
también con tu corazón abierto







.



.



.



.






.










.

¿Por qué le puse Yujuuuuuu a mi blog?


.




yo le puse Yujuuuuuu a mi blog
por un cuento que escribí
hace mucho tiempo y que también
se llamaba así



ese cuento, está a su vez inspirado
en dos tiras de Mafalda


en la primera, Felipe está jugando
a los cowboys con Mafalda
y efectivamente grita
YUJUUUUUU!!!!!
en el penúltimo cuadrito de la tira
(voy a tratar de conseguirla
y scanearla en estos días)




la otra tira
es ésta



que es el mejor resumen gráfico
que alguien ha hecho
de mi vida emocional








el cuento es éste:






Yujuuuuuu!!!!



¿Te cuento algo? Yo no quería ser Felipito. Felipito con sus dudas. Felipito con sus complejos. Felipito descubriéndo a Muriel en el parque y corriendo hacia ella emocionado sólo para darse cuenta de que no se atreve, de que le falla el llanero solitario interior, de que se le imantan las zapatillas hacia abajo, de que es el primer argentinito con autoestima small-size. Yo lo que quería era ir a la misma escuela que él y tener una carpeta cerca. Así, un día feliz le diría para jugar a los cowboys que se van por el desfiladero y desde un rincón bang! bang! liquidan a todos los bandidos y yujuuuuuu!! ¿No? Pasaría que con el tiempo me ganaría su confianza, sus silencios y terminaría diciéndole.. mirá ché.. si la bonita de Muriel seguro que también se muere por ti. Si sós un tipo re simpático! Anda Felipe.. hazlo por el llanero. Hablále ché. Y entonces él, cojonudamente feliz, se va con la convicción montada sobre un caballo a recoger a Muriel. Eso era lo que yo queria! Pero noooooo. A mi fue a quien le tocó ser Felipito! Felipito con sus dudas. Felipito con sus complejos. Felipito descubriéndote y corriendo hacia ti sólo para darse cuenta de que no se atreve, de que le falla el llanero solitario interior. Já. Mira, la verdad la verdad, en el fondo a mi me gusta ser Felipito. Me encanta ser Felipito! Con mis dudas, con mis complejos. Todo con la única excepción de que el yo-no-felipito no ha ido a mi escuela y no le han dado una carpeta cerca. Tampoco me ha dicho hey! vamos a jugar a los cowboys que van hasta el desfiladero y desde allí bang! bang! matamos a todos los bandidos! yujuuuuu! No ha estado ahí para ganarse mi confianza y mis silencios ni me ha dicho... mirá ché, si la bonita de Muriel seguro que también se muere por ti. Si sos un tipo re simpático! Anda Felipe.. hazlo por el llanero. Hablále ché. No ha sido así ¿ves? Entonces pasa que ahora sólo llego hasta ti, hasta tu banca, me pongo rojo rojo de verguenza, de rabia, de impotencia, de que linda que sós, de amor miráme, de no llanero-solitario, de cólera, de desesperación, de dame tu mano. Diablos! Diablos! Me doy la vuelta, camino dos pasitos alejándome de ti, me detengo, te vuelvo a mirar, y me duele, y me sigo alejando, que ya me voy, sin desfiladero, sin bandidos, sin bang! bang! sin llanero solitario, sin caballo, sin yujuuuuuu!.










dedicado



A Quino por crear a Felipe


A Felipe por ser Felipe


A todos mis amigos a los que les dieron
una carpeta cerca y me dijeron
anda ché hablále, si sós un tipo resimpático


y a mi Muriel que no se llama Muriel
por el miedo de no tenerla




.


domingo, noviembre 5

:(







dentro de 10 días
voy a cerrar mi blog
para siempre






sábado, noviembre 4

Fer y Susy

.


Hace como una hora yo iba
bicicleteando por la Aramburú
cuando Fer me llamó al cel


Me dijo que se le había ocurrido la idea
de hacerse un polo que dijera
YO SOY EL NOVIO
(en la parte de adelante)
Y LA DE BLANCO ES MI MUJER
(en la espalda)


Es un polo que planea ponerse
hoy ya de madrugada después de la boda
osea cuando todo el mundo ya haya
bebido suficiente alcohol
como para que la ocurrencia
sea un cague de la risa
y Susy no lo agarre a zapatazos
por quitarse la camisa



Le he diseñado esto
y me estoy
yendo a imprimirlo





En la fiesta en la que Fer
se comprometió con Susy
(hace ya algunos meses)
yo estaba tan emocionado
que terminé cortándome
mi querida melena de medio metro
que me había acompañado
por cinco o seis años


hoy estoy pasando también
los días más raros, bonitos
complicados y difíciles, de este año

y temo que esta noche también sucederá
algo que me cambiará para siempre


y claro
eso a uno
lo pone nervioso



pero recuerdo
que antes también tenía miedo
de cortarme el pelo largo
.
.
.
y cuando me lo corté
nada malo pasó
simplemente cayó al piso
y todos nos reímos
y luego peleamos por la tijera
porque todos querían cortar un pedazo



pero al final


seguía siendo Pierre



así que hoy que estoy aquí
diseñando este polo
mientras copio el documental de Dylan
que me pasó Gonzalo (pero q es de BRuno)
me siento tranquilo
y feliz de estar
abierto
a lo que pueda venir



igual a como me imagino
que estarán Fer y Susy
uniéndose para siempre



porque aunque asuste
siempre es buena
la sensación
de abrir una puerta






o no?















como dijo Dylan













how
does
it
feeeeeeeeeeeeeeeeel?






.




miércoles, noviembre 1

sábado, octubre 28

jueves, octubre 26

martes, octubre 24

Nelson va a matarme - parte 2 (happy ending con allegro danzante)

.


y possss
resulta que al final el buen nelson no me mató
sino que en cambio me trajo de buenos aires
un libro divertidísimo de liniers
donde salen mil pastruladas
como ésta:





el buen nelson


.

lunes, octubre 23

Encuentro Internacional de Bloggers en DON TITO!

.






.

Nelson va a matarme (parte 1)

.

Eran como las siete de la noche. Veníamos caminando por Pardo con el Equix, pensando en todas las posibilidades que podría ingeniar el buen Nelson para acabar con mi vida al volver de su viaje. Todo tan sólo debido la salvaje angustia que siente de que yo esté saliendo con su pequeña hermana. Primero imaginamos que lo haría con un rifle, o que talvez me pasaría encima con el carro mientras yo andaba de bicicleta. Pero luego llegamos a la conclusión de que el buen Nelson es más bien un tipo de armas punzo-cortantes y que lo más lógico era que yo terminase desollado como ganado al borde de mi pc.

Cuando llegamos hasta el final de Pardo continuamos bajando por Larco hasta Coyote Tatoo. El Equix estaba interesado en comprarse uno de esos jodidos piercings expansores para hacerse un nuevo culo en el lóbulo de la oreja. El Equix tiene mil agujeros, pero parece ser que siempre es bueno tener uno más y no había quien lo hiciese desistir de esa idea.

Mientras checábamos todas esas púas, argollas, tubos, y bolitas de metal en las vitrinas, escuchábamos a un tipo muy aterrado que desde detrás de un biombo gritaba como si le estuviesen perforando algo imposible de perforar. El Equix me dijo que hacerce un piercing no duele tanto pero los gritos del tipo eran tan reales como sólo pueden ser los de un perro atropellado o los de un chancho que sabe que lo van a descuajar y a mi eso sólo me hacía pensar en el buen Nelson y en todas las dolorosas posibilidades que existen de morir.


Tomamos una combi en Larco con dirección a San Isidro. Yo bebía una lata de Pilsen mientras el Equix leía la última edición del CrashBoomZap. Nos encontramos en Risso con dos amigos suyos que estaban acabándose una jarra de cerveza y un piqueo que aparentemente consistía en pedazos mal deshilachados de pechuga de pollo que uno podía remojar en ají. Junto a su mesa había una rokola. Me paré y puse una canción de un grupo nacional y luego le mandé un mensaje de texto a Karen cantándole una parte de la canción.

Karen está sola en Miami y cosas como estas le ponen de buen ánimo. Al rato me respondió el mensaje y parecía algo alcoholizada. Me dijo que su novia quería más a su chihuahua que a ella de modo que había decidido largarse de su casa e irse a recorrer el resto de los estados unidos. A mi eso se me hizo demasiado parecido a un libro de Kerouac que nos mandaron a leer en el 98 y dije - Bueno parece que por fin de algo le va a servir la universidad a Karen-. Luego me acordé que Karen no es ni Sal Paradise ni Dean Moriarty y me preocupé imaginándola con su metro sesenta y su cara de angel caminando por la autopista. Lo cual sin embargo es una preocupación tonta ya que si bien Karen es una de esas chicas a las que puedes partirle el corazón con un soplido también es de las que caen paradas desde un décimo piso, así que decidí que todo iba a estar bien. De todas formas no había nada que yo pudiese hacer para ayudarla. Cuando menos ella no tenía que preocuparse del buen Nelson como yo.

Acompañamos a los amigos del Equix hasta su hotel. En la TV del cuarto estaban pasando Beetle Juice y yo estuve mirando a Winona un rato. Pensé en que la hermana de Nelson tenía exactamente la edad de ella cuando filmó esa película y me pregunté si Winona también tendría hermanos y amigos de su hermano que se fijaban en ella.


Luego volvimos a Miraflores y fuimos hasta el Pollos Pier. Pedimos una jarra de cerveza y entonces el Equix comenzó a contarme un cuento de Bukowski que al parecer trataba de una mujer que iba consumiendo a los hombres hasta que los desaparecía y nadie sabía más de ellos.


La historia de la mujer la contaba un tipo que se había pasado un tiempo con ella. Al principio lo había puesto a dieta y lo había obligado a darse puñetazos constantemente en los rollos. De pronto el hombre había percibido que además de adelgazar, estaba perdiendo estatura. Cuando por fin tuvo el tamaño de un brazo la mujer lo tomaba y se lo introducía en la chocha. Así me dijo el Equix que decía el libro "que se lo metía y se lo sacaba una y otra vez de la chocha". Al parecer los otros dos hombres habían muerto en este trajín pero este último había aprendido a respirar cuando estaba fuera y contener la respiración cuando era introducido a la chocha y así pudo sobrevivir. Una madrugada mientras ella dormía el sujeto le atravesó el corazón con una de sus pinzas para el cabello. Luego había escapado huyendo de las ratas y de otros bichos. Se internó en un supermercado, memorizó los horarios en que había gente y en los que no y comiendo las porquerías que allí vendían fue recuperando su tamaño natural.


Cuando el Equix acabó de contar esa historia yo estaba tan maravillado que me puse a beber cerveza como loco. Le dije que era una de las mejores historias que me habían contado y que si algún día se me ocurría una historia tan buena como esa me iba a sentir realizado y ya no me iba a importar la forma en que Nelson acabase con mi vida.


Creo que fue entonces cuando la llamamos por teléfono. Talvez eso fue antes de la historia. No recuerdo bien. Ella estaba alistando su maleta porque se iba de viaje por unos días a otra ciudad donde su prima iba a celebrar una fiesta muy loca por sus veinte años. Le dijimos que se diviertiese mucho y que se cuidase de los adolescentes hormonalmente alterados o no nos iba a obligar a ir hasta allá a patear algunos cráneos. A ella le divirtió el comentario. Quedamos en que la llamaría a su regreso para encontrarnos. Justo antes de colgar ella dijo – Mi hermano vuelve de su viaje el lunes por la noche–.


Cuando entramos al Pollos Pier estaban poniendo reggaeton. Le dije al Equix. – Espera, voy a pedirles que cambien de música-. Me paré y me acerqué a la ventanita que daba a la cocina. Un tipo muy gordo con un mandil blanco y un cuchillo enorme cortaba en pedazos un trozo de carne del tamaño de un brazo. Me hizo recordar al tipo de la historia de la chocha. Le dije – Tío, cree que pueda poner algo de rock? – El sujeto me quedó mirando sin dejar de filetear. Tenía un bigote grueso sobre el que resbalaban gotas de sudor. – ¿Esto no es rock acaso? – me preguntó. Nos quedamos callados oyendo la música. Estaban poniendo la canción de Yasuri Yamileth. Decía así – mi nombre es yasuri, yasuri yamileth, te metes conmigo, te saco la gillette – una y otra vez. Por sobre la música yo oía el ruido del acero abriendo la carne. El tío me miraba imperturbable. – Pues si esto no es rock, no sé lo que sea – dijo-.


Cuando volví a la mesa debí estar pálido o algo porque el Equix me preguntó si me sentía bien. Me recosté contra la pared y le di un trago a mi vaso de cerveza. – El tío dice que esto es rock – le dije. El Equix se estuvo riendo un buen rato mientras yo bebía mi cerveza. La canción de yasuri yamileth repetía una y otra vez la misma frase. Estuve imaginando el cielo sucio de Lima como un pedazo de carne podrida. El avión de Nelson avanzaba a toda velocidad abriendo surcos sangrantes entre las nubes.


- Vámonos – dije - mientras me ponía la mochila.


El Equix se puso de pie, bebió de un sorbo lo que le quedaba de cerveza en el vaso y salimos del lugar.





.

martes, octubre 17

Con mi tarjeta dorada no me puedo comprar nada

Estoy en la agencia. Todos se han ido porque es feriado pero yo no puedo irme. Tengo mucho trabajo. Hace unos días recogí un libro donde sale un cuento mío. Me dieron tres ejemplares. En la biografía dice: Pierre Castro estudió publicidad pero no la ejerce y se dedica a la literatura. Eso no es verdad. Fue verdad cuando escribí el cuento que sale en ese libro. Luego conseguí trabajo en una agencia enorme en la que tengo cantidades de trabajo también enormes y que casi no me dejan tiempo para escribir. Supongo que esto no puede seguir así por mucho tiempo pero es así por el momento. Si tuviera diez centavos por cada uno de ustedes alquilaría un cuarto en algún lugar de Barranco y volvería a comprar pan con queso para el almuerzo. Talvez algunas cervezas. Es ridículo, pero es lo único que se me ocurre al borde de esta macintosh de cinco mil dólares. Nelson llamó hace una hora desde Buenos Aires. Estaba en un librería que es como un teatro y dijo que se había comprado unos libros de liniers. No sé qué mierda estoy haciendo yo en este lugar.

sábado, octubre 7

Guabas

.















.

.

.






.